Los MENAS pierden el miedo

La policía alerta: los MENAS pierden el miedo

“Asaltan con violencia y en grupo”. Cada vez más Menores Extranjeros No Acompañados (MENAS) optan por la delincuencia como vía de escape en Barcelona, según desvelan a Metrópoli Abierta fuentes de la Guardia Urbana.

El auge de la inseguridad y la impunidad judicial han sido factores determinantes para que se produzca el “efecto llamada” entre los jóvenes en una situación vulnerable, sobre todo de origen magrebí.

No obstante, lo que un día empezó con “pequeños hurtos” sin gran trascendencia, a día de hoy constituye un auténtico problema tanto para los agentes de la ciudad como para sus residentes y turistas.

“No se conforman con atacar, se ensañan con la violencia”

Tal como detalla la fuente del cuerpo municipal, en el último año ha habido un repunte de asaltos con agresión y el particular modus vivendi de los menas se ha consolidado.

Los MENAS pierden el miedo
Imagen de una víctima de agresión con violencia por parte de 15 menas en Barcelona (Metropli Abierta)

“Se escapan de los centros y deambulan por las calles hasta que se les asigna otro espacio de acogida”, explican desde Mossos d’Esquadra.

Es justamente en este periodo cuando comienzan a tontear con los hurtos y, en muchos de los casos, también con la droga. “Lo más grave es que estos jóvenes no tienen miedo en tirar a alguien y asaltan con mucha violencia”, especifican.

Falta de medios

Tanto Guardia Urbana como Mossos d’Esquadra coinciden en la falta de medios y herramientas destinadas a la prevención. Lo achacan, en parte, a la “insuficiente” implicación de las administraciones para hacer frente al problema. “Estamos asumiendo tantos dispositivos a la vez que ni podemos hacer un abordaje integral en Barcelona”, lamenta el cuerpo de la policía autonómica.

El asunto es complejo. Según ellos, es un pez que se muerde la cola. La Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) no puede afrontar la llegada masiva de jóvenes inmigrantes que huyen buscando una vida mejor. Además, durante los fines de semana, los centros “no reciben a nuevos menores”. Así, en muchos casos, los niños acaban durmiendo en las comisarías o en las calles de Barcelona.

Agredido por 15 MENAS

A. F. fue agredido por un grupo de unos 15 menas. No se imaginaba que le podía pasar algo así. Salió de fiesta por la zona de plaza Espanya y, al volver a casa, sufrió un asalto y terminó herido en el hospital. “Tuve la mala suerte de tropezarme con uno y me acusó de haberle empujado”, narra en una conversación con este medio. Fue entonces cuando el resto del grupo empezó a rodearlo. “Me pegaron un puñetazo por detrás, me dieron un botellazo y me dejaron inconsciente”, relata.

Después de salir del hospital, puso una denuncia en una comisaría de Mossos d’Esquadra. Pero ahí se zanjó el tema.

–Desde que ocurrió, ¿ha aumentado el miedo a volver solo a casa de noche?

–No, pero voy más atento que antes porque existe un peligro real.

No es un caso aislado. El temor de ser agredido se extiende entre los ciudadanos. Otro barcelonés explica que en los últimos siete meses se ha enfrentado cinco veces con menas que querían robarle. Otro, un turista, denuncia una reciente agresión nocturna en en las inmediaciones del hospital de Sant Pau. Y suma y sigue.

La policía alerta: los MENAS pierden el miedo

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here